COMUNIKALÓ-,PREDICAS,FLAMENCO,CRISTIANO
SI NO TE REGISTRAS NO SENTIRAS LO MISMO JEJEJE



 
ÍndiceCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
RADIO FILADELFIA
Últimos temas
» Curso de Canto Solfeo y Vocalizacion (Video DVD) Descripcion
Miér Mayo 24, 2017 7:19 am por davidps9

» e-sword el mejor que exciste 2gb de biblias
Miér Sep 23, 2015 12:56 pm por galego

» maj khetane (mas juntos)
Dom Sep 20, 2015 11:57 am por klouder

» Estudio de Antonio de Almoradi
Dom Jul 05, 2015 5:18 pm por polo

» La voluntad de Diossss
Dom Jul 05, 2015 3:53 pm por polo

» SOMOS SEMBRADORES
Dom Jul 05, 2015 3:26 pm por polo

» soy abujas volvemos a actualizarlo todo
Mar Jun 24, 2014 4:50 pm por Siervo_Mx

» ENTREVISTA A MALENI MUJER DE POTITO
Dom Nov 10, 2013 1:22 pm por cholilla

» churri 2013
Vie Jul 12, 2013 2:48 pm por galego

Mejores posteadores
abujas (2435)
 
elcale (1963)
 
borja (1165)
 
teti (1126)
 
turkita_kali (1085)
 
cheika (948)
 
casiopea7 (828)
 
renovacion (750)
 
Mónica (746)
 
CRISTIANAS (713)
 

contador web
Palabras claves
amor dios
Octubre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     
CalendarioCalendario
Sondeo
MIRAME
anuncio

Comparte | 
 

 COMO ESTUDIAR BIEN LA BIBLIA.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Invitado
Invitado
avatar


MensajeTema: COMO ESTUDIAR BIEN LA BIBLIA.   Mar Ene 12, 2010 5:39 am

Lenguaje figurado






Figuras de retórica o de construcción.





I. Introducción.





A. Jesús dijo (Juan 16:25), "Estas cosas os
he hablado en ale­gorías" ("lenguaje figurado", La
Biblia de las Américas
). Las fi­guras son como ornamentos que
embellecen la expresión bíblica. Se usan para dar más énfasis y más fuerza
al lenguaje. Muchas de las figuras de la Biblia son las que se encuentran en
otros idiomas, pero algunas son peculiares al lenguaje bíblico. El inglés usa
figuras y modismos que no tienen el mismo sentido en castellano y el castellano
usa figuras y modismos que no tienen el mismo sentido en inglés. De la misma
manera la Biblia usa figuras y modismos que no tienen el mismo sentido en otros
idiomas. Por lo tanto, tales figuras y modismos requieren mu­cho estudio.





B.
Hay muchos ejemplos del lenguaje figurado en las Escri­turas.
Como todo
lector de la Biblia sabe, Jesús y los apóstoles usaron mucho el lenguaje
figurado
. Dice Marcos 4:34, "Y sin parábolas no les hablaba". En
este tratado examinaremos varias figuras: la símil, la similitud, la alegoría,
la metáfora, la metonimia, etc. También los "hebraísmos" o
"modismos ju­daicos", desconocidos en los idiomas nuestros, son
lenguaje fi­gurado. Si queremos usar bien la palabra, debemos entender que el
lenguaje figurado no siempre "dice" lo que parece decir en español
.






C. Por lo tanto, es necesario estudiar el
lenguaje figurado con mucho cuidado.
Recordemos que el Antiguo Testamento
abunda en tipos, sombras y figuras (Heb. 8:5). Muchos entien­den mal la
naturaleza del Antiguo Testamento por no recono­cer lo típico de la ley de
Moisés. Otros no "usan bien" las parábolas de Jesús. El no entender
el lenguaje figurado impide mucho la comprensión de la Palabra y resulta en
creencias y prácticas erróneas. El lenguaje figurado no expresa una idea
explícitamente (en tantas y cuantas palabras), sino implícita­mente (implica o
sugiere indirectamente el significado). El oyente o lector tiene que pensar,
razonar y deducir o inferir el sig­nificado, y su deducción debe ser una
inferencia necesaria y no arbitraria.
El clero romano interpreta mal 2 Ped.
1:20 ("ninguna profecía de la Escritura es de interpretación
privada") diciendo que la gente no puede entender la Escritura, pero el
siguiente versículo dice, "porque nunca la profecía fue traída por volun­tad
humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el
Espíritu Santo"; es decir, Pedro no dice que la gente no puede interpretar
la Escritura, sino que el ori­gen de la Escritura no es humano sino
divino, que no procede del pensamiento humano.





D. En este tratado examinaremos algunos abusos
del lenguaje figurado
. Por ejemplo, dijo Jesús (Jn. 2:19), "Destruid
este tem­plo, y en tres días lo levantaré". El ver. 21 dice, "Mas él
hablaba del templo de su cuerpo", pero los falsos testigos dijeron,
"Este dijo: Puedo derribar el templo de Dios, y en tres días reedifi­carlo"
(Mat. 26:61). Esto demuestra el abuso del lenguaje figu­rado. De la misma
manera muchos maestros religiosos, y hasta hermanos en Cristo han abusado del
lenguaje figurado; por ejemplo, hay hermanos que enseñan que se debe usar
una sola copa en la cena del Señor
porque Mat. 26:27 habla de "la
copa". Estos también entienden mal el lenguaje figurado, porque la palabra
"copa" no se refiere al recipiente, sino al "fruto de la
vid" (Mat. 26:29). Por lo tanto, es necesario estudiar con cuidado el
lenguaje figurado.





E. ¿Cómo se puede saber que cierto texto usa
lenguaje figu­rado?
(1) Si el texto dice que es lenguaje figurado, Juan
16:25; Mar. 4:34; Gál. 4:24; 2 Ped. 2:22, etc.; (2) si el sentido del con­texto
lo indica; (3) si el significado literal indica una imposibili­dad; (4) si el
sentido literal contradice otro texto; (5) sobre todo, por medio del uso del sentido
común
se reconoce el lenguaje figurado, porque lo usamos todo el tiempo en
nuestro propio idioma.





F. A veces se usa una figura pero no toda palabra
en el texto es figurada. Por ejemplo, 1 Cor. 10:4, "roca espiritual"
es figura pero Cristo es literal. En 1 Ped. 3:20, 21, la salvación de Noé y su
casa por agua es figura de nuestra salvación por el bautismo, pero el agua en
los dos casos es agua literal, como también la salvación. Hech. 22:16,
"bautízate, y lava tus pecados"; en esta frase "lava" es
figura porque los pecados no pueden ser lavados literalmente con agua, pero el
agua del bautismo es literal y el perdón de pecados (representado como un
lavamiento) es li­teral también. Los evangélicos dicen que el bautismo de 1
Ped. 3:21 y Hech. 22:16 es "símbolo" de la salvación. Dice el pastor
evangélico que el bautismo es como una fotografía: muestra la foto de su esposa
y dice que la foto no es su esposa, sino sola­mente la representación de su
esposa, y afirma que la foto es como el bautismo. Hablan así los evangélicos
porque no en­tienden o no distinguen el uso del lenguaje figurado.





G. 1 Cor. 3:9, Pablo representa a la iglesia como
un edificio: "vosotros sois ... edificio de Dios". Pablo puso el
fundamento del edificio y exhorta a los edificadores a tener cuidado acerca de
los materiales que usen en la construcción. El describe materia­les que duran y
otros que no duran. Esta figura es violada por aquellos que interpretan estos
materiales como diversas doctri­nas, porque Pablo dice claramente que los
miembros son el edi­ficio. Con esto concuerda 1 Ped. 2:5.





I. Ejemplos del lenguaje figurado.





A. La parábola. Mar. 4:34, "Y sin
parábolas no les hablaba". Las parábolas de Jesús son ejemplos hermosos
del lenguaje fi­gurado. Una parábola es una historia terrenal con significado
celestial. La parábola es una historia o ilustración tomada de los eventos y
actividades diarios de la gente. La parábola no es una fábula en la cual los
animales y aun cosas inanimadas hablan, etc. (Jueces 9:8, "Fueron una vez
los árboles a elegir rey sobre sí, y dijeron al olivo: Reina sobre
nosotros".) Luc. 16:19-31 no es una parábola, porque este texto habla de
un individuo específico llamado Lázaro, pero en las parábolas no hay nom­bres
de individuos específicos. La parábola --al igual que otras figuras--, es un
medio eficaz de enseñar, porque es fácil recor­darla (¿quién no sabe la
historia del hijo pródigo y la de las diez vírgenes?) Sin embargo, Jesús
explica (Mat. 13:10-13) que tam­bién la parábola ocultaba la verdad. Además,
vemos en Mat. 21:45 que una parábola era como un espejo para los fariseos
("entendieron que hablaba de ellos").





B. La alegoría, "ficción que presenta
un objeto al espíritu, de modo que despierte el pensamiento de otro
objeto" (Larousse); "allegoreo,
hablar, no según el sentido primario de la palabra, sino que los hechos
afirmados se aplican a ilustrar principios. El significado alegórico no anula
el significado literal de la na­rración. Puede ser que encontremos más de un
significado alegórico, aunque, desde luego, sólo haya un solo significado
literal. Las historias de las Escrituras representan o incorporan principios
espirituales, y estos se llegan a conocer no por el vuelo de la imaginación,
sino por la recta aplicación de las doc­trinas de las Escrituras" (Diccionario
expositivo de palabras del Nuevo Testamento
, por W. E. Vine). Gál. 4:24,
"Lo cual es una alegoría, pues estas mujeres (Sara y Agar) son los dos
pactos ...", es decir, estas mujeres representan dos pactos. Aquí
cabe una advertencia: no es correcto escoger alguna historia del An­tiguo
Testamento y afirmar que representa cierto aspecto de la religión de Jesucristo;
por ejemplo, la Biblia no dice que el arca de Noé representa la iglesia. Es
necesario dejar que la Biblia misma nos diga qué cosas del Antiguo Testamento
son típicas.
Las parábolas de Jesús son alegorías, pues hablan de personas,
cosas y eventos terrenales para enseñar lecciones espirituales. Son relatos
terrenales con significado celestial.





C. La símil es la figura más común en la
Biblia y se reconoce al ver las palabras "como" y
"semejante". Salmo 1:3, "Será como árbol plantado junto a
corrientes de aguas"; Mat. 9:36, "Al ver las multitudes, tuvo
compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas
que no tienen pastor"; Mat. 23:27, "sois semejantes a
sepulcros blanqueados"; 1 Ped. 1:24, "toda carne es como
hierba"; 1 Ped. 2:25, "erais como ovejas descarriadas".
Esta figura es muy común en la Biblia como también en español o en inglés, y no
debe entenderse mal, pero algunos maestros religiosos abusan de esta sencilla
figura; por ejemplo, Apoc. 14:2 dice, "y la voz que oí era como de
arpistas que tocaban sus arpas". Al leer esto algunos afirman que habrá
arpas literales en el cielo.





D. La similitud es la forma más larga de la
símil, por ejem­plo, Mat. 7:24-27.





E.
La metáfora es una representación
. No es simplemente una semejanza
como la símil, sino una representación. En la símil se dice que cierta
cosa es como o semejante a otra cosa, pero en la metáfora se dice que
cierta cosa es la otra cosa. Mat. 5:13, "Vosotros sois la
sal de la tierra"; Jn. 14:6, "Yo soy el camino, y la verdad, y
la vida" (también la puerta, la vid, la resurrección, etcétera).


1. Mat. 26:26-28, "esto es mi
cuerpo ... esto es mi sangre" es una metáfora y significa que el
pan representa su cuerpo y que la copa ("el fruto de la vid")
representa su sangre. La teología católica dice que la palabra "es"
significa que literal­mente el pan llega a ser el cuerpo de Cristo y el fruto
de la vid llega a ser la sangre de Cristo. Esta doctrina falsa se llama
"la transubstanciación". Enseñan este error por no entender o por no
aceptar el significado de lenguaje figurado. Muchos miles murieron por no
aceptar esta teología falsa de Roma. Tampoco entendió esta metáfora Martín
Lutero quien rechazó la doc­trina católica, pero inventó otro error semejante
("la consub­stanciación").


2. Lamentablemente algunos hermanos en
Cristo no en­tienden esta figura.
Por ejemplo, algunos dicen que cuando
damos gracias por la cena no debemos usar la palabra "representar",
sino que debemos usar la palabra "es", y que aunque no lo entendemos,
debemos aceptarlo por fe. Esto también demuestra la falta de entendimiento del
lenguaje figu­rado. Recuérdese que Jesús no habló castellano (ni tampoco
inglés). No hay nada misterioso ni místico acerca de este texto. Es
sencillamente una metáfora, una representación. Una cosa representa otra cosa.
Es como 1 Cor. 3:16, "sois templo de Dios".


3. Tipos. El tipo es una clase de
metáfora. Los tipos no son simplemente palabras sino personas, hechos y eventos
que apuntan hacia personas, hechos y eventos del Nuevo Testa­mento. Hebreos
8:4, 5 se refiere a los "sacerdotes que presen­tan las ofrendas según la
ley; los cuales sirven a lo que es figura y sombra de las cosas
celestiales". Heb. 9:8, 9, al hablar del Lu­gar Santísimo dice, "Lo
cual es símbolo para el tiempo pre­sente". Heb. 5:5, 6, Melquisedec era
tipo de Cristo. El velo del templo era tipo de la carne de Cristo, Heb. 10:20.
Dice 1 Ped. 3:20, 21 se refiere a la salvación de Noé y su casa por agua y
agrega: "El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva". La
palabra "corresponde" viene de la palabra antitupon, anti­tipo, es decir, la persona, cosa o evento
representado por el tipo. Juan 3:14 explica que la serpiente era tipo. Mat.
12:40, Jonás era tipo, como también Salomón (ver. 42). Pablo habla del primer
Adán (Rom. 5:14). Pero es importante observar que ha habido abusos de tipos;
por ejemplo, se oye decir que el arca era tipo de la iglesia, pero la Biblia no
dice esto. No nos con­viene designar algo como tipo a menos que el Nuevo Testa­mento
lo haga.





F. La implicación (hypocatastisis), una
figura que implica que una cosa es semejante o que representa otra cosa.
(La símil habla de una semejanza; la metáfora dice que una cosa es (representa)
otra cosa; pero hay mucho lenguaje figurado que solamente implica que
una cosa es como otra cosa o que repre­senta otra cosa. Mat. 15:13, "Toda
planta que no plantó mi Padre celestial, será desarraigada"; en este texto
Jesús no usa las palabras "como" o "es", sino implica
que las tradiciones hu­manas serán condenadas por Dios. Juan 2:29,
"Destruid este templo, y en tres días lo levantaré"; no dice
"como" ni "es", sino implica que su cuerpo es como
un templo que sería destruido (crucificado) por los judíos y que en tres días
resucitaría. He­chos 20:29, "después de mi partida entrarán en medio de
vosotros lobos rapaces" (falsos maestros). Mat. 15:26, "No está bien
tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos". En es­tos textos se
implica
cierto pensamiento.





G. La metonimia, "figura de retórica
que consiste en desig­nar una cosa con el nombre de otra". Esta figura no
se basa en la semejanza como la símil ni en la representación como la metáfora,
sino en la relación.


1. Usar el nombre del recipiente para
indicar su contenido. Deut. 28:5, "Benditas serán tu canasta y tu
artesa de amasar" (dice canasta pero se refiere a la cosecha, lo
que llena la canasta; dice artesa de amasar, pero se refiere al pan).
Luc. 22:17, "la copa" significa su contenido. En todos los
textos que hablan de "la copa" de la cena del Señor se emplea esta
figura. "La copa" es la bebida, el fruto de la vid. Los textos mismos
lo indican claramente: Mat. 26:26-29, la copa "es mi sangre",
"este fruto de la vid"; lo mismo en Mar. 14:22-25; en Luc. 22:17 la
copa se reparte (se divide); 1 Cor. 10:16, la copa es la comunión de la sangre
de Cristo; la copa se bendice; en el ver. 21, se bebe; 1 Cor. 11:25, 26, se
bebe. Compárense Jer. 49:12, ("los que no estaban condenados a beber el
cáliz, beberán ciertamente") y Ezeq. 23:32, ("Beberás el hondo y ancho
cáliz de tu hermana"). La persona que no acepta esta verdad obvia, de que
Jesús em­plea una figura, está obligada a enseñar también que "la
mesa" de la cual todos participamos (1 Cor. 10:21) es una mesa literal,
y otro elemento sagrado en la cena del Señor. Algunos her­manos insisten en que
el recipiente del fruto de la vid es el tercer elemento de la cena, y
que simboliza el nuevo pacto. El error de estos falsos maestros ilustra la
necesidad de estudiar y entender el lenguaje figurado.
Estos, al igual que
los católicos, los mormones y otros sectarios, han corrompido la cena del Señor
y han divi­dido la iglesia.


2. Nombrar la causa para indicar el efecto.
Luc. 16:29, "A Moisés y a los profetas tienen, óiganlos"; tenían los escritos
(el efecto) de Moisés y los profetas (la causa). Hech. 7:51, "resistís
siempre al Espíritu Santo"; resistían el testimonio (la obra o el efecto)
del Espíritu Santo (la causa). 1 Cor. 14:12 dice literal­mente,
"anheláis espíritus"; anhelaban dones (el efecto) del Es­píritu Santo
(la causa). 1 Tes. 5:19, "No apaguéis al Espíritu"; no apaguéis los
dones (ver. 20) (el efecto) del Espíritu (la causa). Nadie puede literalmente
resistir ni apagar al Espíritu, pero puede resistir el testimonio y apagar los
dones del Es­píritu. Efes. 5:18, "sed llenos del Espíritu"; ¿ser
llenos de qué? Gál. 5:22, 23 explica: "el fruto del Espíritu es amor,
gozo, paz, etcétera". Al recibir al Espíritu (la causa) recibimos los
efectos que El lleva a cabo en nosotros (las bendiciones y privilegios de la salvación,
la santificación, la fuerza espiritual, y la partici­pación en las cosas de
Dios, "la comunión del Espíritu Santo", 2 Cor. 13:14; Heb. 6:4).
Muchos están confusos con respecto al papel del Espíritu Santo no solamente en
la conversión, sino también en la vida del cristiano, pero al reconocer la
figura de la metonimia -- de poner la causa por el efecto -- se elimina la con­fusión
.
Algunos hermanos tienen el concepto medio-pente­costal de una morada literal y
personal del Espíritu Santo en el cristiano, pero los textos que hablan de
morar o habitar el Es­píritu Santo en nosotros ponen la causa por el efecto (el
Es­píritu, por lo que el Espíritu hace). Otro ejemplo muy conocido de la figura
de metonimia que pone la causa por el efecto son los muchos textos
que dicen "lengua" o "boca" para hablar de las palabras
pronunciadas, o el idioma hablado, por la lengua o boca, Sal. 5:9, 10; Prov.
10:20; 15:15; Jer. 18:18; Hech. 2:4, etc.


3. Una opinión acerca de cierta cosa se
pone en lugar de la cosa misma. 1 Cor. 1:21, "agradó a Dios salvar a los
creyentes por la locura de la predicación". ¿Creía Pablo que la
predi­cación es locura? Desde luego que no creía tal cosa, pero usó la figura
de metonimia al poner la opinión de otros por la cosa referida.


4. Otros ejemplos de la figura de metonimia:


a. 2 Cor. 5:21, "Al que no conoció
pecado, por nosotros lo hizo pecado". ¿Llegó a ser pecado Jesús?
Llegó a ser el sacri­ficio por el pecado. En este texto el pecado
se pone por el sacri­ficio por el pecado. Compárese Efes. 5:2; Isa.
53:10.


b. Heb. 13:4, "lecho" (cama) se
refiere a relaciones sexuales. "koite
... el lecho matrimonial, He 13:4; en Ro 13:13 se usa de la relación sexual.
Por metonimia, donde la causa se pone en lugar del efecto, denota concepción,
Ro 9:10" (Vine).


c. Luc. 3:6, "Y verá toda carne la
salvación de Dios"; "carne" se refiere a la raza humana.





H. La elipsis, "figura de construcción
que consiste en suprimir en la oración aquellas palabras que no son indispen­sables
para la claridad de la misma: "¿Qué tal?" "Así, así",
"¿Y aquello, qué?" son oraciones elípticas". Hay elipsis en 2
Ped. 1:5-7. Es muy posible que 1 Cor. 15:29 sea un ejemplo de esta figura. Dice
Pablo, "De otro modo, ¿qué harán los que se bauti­zan por los muertos, si
en ninguna manera los muertos resuci­tan? ¿Por qué, pues, se bautizan por los
muertos?" La doctrina del "bautismo vicario" (que alguno puede
bautizarse por algún antepasado muerto que murió sin bautizarse) contradice
todos los textos claros y sencillos que requieren la obediencia indivi­dual.


1. La palabra "por" traduce la
palabra griega huper, que
significa por, en pro de, a consideración de, con respecto a. En el
mismo capitulo, ver. 3, "Cristo murió por (huper) nuestros peca­dos", la
palabra significa "con respecto a"; en Rom. 9:27 se tra­duce
"tocante a"; en Juan 1:30 se traduce "de" y significa
"concerniente". Si Pablo hubiera enseñado el bautismo vicario, habría
escrito anti en lugar de huper (como lo hizo en 1 Cor.
11:15, "en lugar de velo"). En el capitulo 15 Pablo menciona varias
consecuencias tristes para los cristianos si no hay resu­rrección: léanse los
versículos 12-19. Los versículos 20-28 son un paréntesis, y luego en los
versículos 29-32 el continúa la ex­plicación de las consecuencias si no hay
resurrección.


2. El bautismo tiene mucho que ver con la
muerte y la resurrección tanto en sentido físico como en sentido figurado.

En el bautismo no solamente nos unimos simbólicamente con Cristo, sino también nos
unimos con los que han muerto en Cristo y esperan la resurrección
. Pero si
éstos no resucitan, en­tonces ¿por qué nos unimos con ellos en el bautismo? El
bautismo simboliza la muerte, la sepultura y la resurrección; por lo tanto, si
no hay resurrección, el bautismo pierde su sig­nificado. Recuérdese que en el
ver. 12 Pablo pregunta, "¿cómo dicen algunos entre vosotros que no hay
resurrección de muer­tos?" Algunos negaban la resurrección, pero no se
dice que és­tos habían dejado de bautizar gente
. Por eso Pablo les está
mostrando su inconsecuencia, porque sin la resurrección el bautismo no tiene
sentido. La persona que es bautizada en agua para perdón de los pecados, sabe
que aunque muera, por haber resurrección de los muertos, será resucitada a la
vida eterna, como los ya muertos en Cristo.


3. Es posible, pues, que el ver. 29 contiene
una elipsis que la gente de aquel entonces entendía pero causa problema para
nosotros. Es posible que significa lo siguiente: "¿que harán los que se
bautizan con respecto a los muertos (y su resurrección), si en ninguna manera
los muertos resucitan?" Esta inter­pretación armoniza con el contexto (el
tema de la resurrec­ción). Si es correcta esta interpretación, entonces hay una
elip­sis, y las palabras "y su resurrección" pueden suplirse.





I. La hipérbole, "figura de retórica
que consiste en exagerar para impresionar el espíritu: un gigante, por
un hombre muy alto..." Por ejemplo, Deut. 1:28, "ciudades amuralladas
hasta el cielo"; Sal. 119:136, "Ríos de agua descendieron de mis
ojos"; Juan 21:25, "ni aun en el mundo cabrían los libros". En
esta figura no hay nada de representación falsa, y la exageración es obvia. Se
usa simplemente para dar más fuerza al dicho.





J. La ironía, "burla o sarcasmo que
consiste en dar a enten­der lo contrario de lo que se dice". 1 Reyes 18:27,
Elías empleó la ironía para burlarse de los profetas de Baal: "Elías se
burlaba de ellos, diciendo: Gritad en alta voz, porque dios es; quizá está
meditando, o tiene algún trabajo, o va de camino; tal vez duerme, y hay que
despertarle". Pablo la empleó en 2 Cor. 11:5, "pienso que en nada he
sido inferior a aquellos grandes após­toles" (no se refiere a los
apóstoles verdaderos, sino a los falsos apóstoles mencionados en este mismo
capítulo, vers. 11-15). Otro ejemplo se encuentra en 1 Cor. 4:8, "Ya estáis
saciados, ya estáis ricos, sin nosotros reináis".





K. La sinécdoque, "figura de retórica
que consiste en tomar una parte por el todo, o el todo por una parte, o la
materia de una cosa por la cosa misma
: a tanto por cabeza ..."


1. Esta figura se usa comúnmente en el Nuevo
Testa­mento con respecto a los requisitos para ser salvo: una cosa, un
acto
de obediencia, representa la obediencia completa (tomar una
parte por el todo). Muchas veces se afirma que la fe nos salva (Juan 3:16 y
muchos otros textos), y la mayoría de las igle­sias humanas se basan en estos
textos para enseñar la salvación por la fe sola. Es un error trágico que
contradice muchos otros textos que enseñan otros requisitos.


2. Pedro nos dice que el arrepentimiento
nos salva
: "¡De manera que también a los gentiles ha dado Dios arrepen­timiento
para vida!" (Hech. 11:18). ¿Somos salvos por el arre­pentimiento solo? En
Rom. 10:10 Pablo dice, "Porque con el corazón se cree para justicia, pero
con la boca se confiesa para salvación"; ¿somos salvos por la confesión
sola? Pedro también dice que "el bautismo ... ahora nos salva" (1
Ped. 3:21). ¿El bautismo solo nos salva? Cristo dice, "por tus palabras
serás jus­tificado" (Mat. 12:37). ¿Seremos justificados solamente por
hablar buenas palabras?


3. Estos textos toman "una cosa por el
todo"
; es decir, el requisito nombrado representala
obediencia al evangelio.
San­tiago refuta la doctrina de "salvación
por la fe sola" al decir, "Vosotros veis, pues, que el hombre es
justificado por las obras, y no solamente por la fe" (2:24).


4. Esta figura de tomar "una cosa por el
todo" se usa repetidas veces para indicar la cena del Señor: Mat. 26:29,
"no beberé más de este fruto de la vid"; Hech. 2:42, "el
partimiento del pan"; Hech. 20:7, "partir el pan"; 1 Cor. 10:21,
"la mesa del Señor".





L. El eufemismo, "modo de expresar con
decoro ciertas ideas". La palabra "cruz" trae a la mente un
instrumento horri­ble de tortura; es posible que la palabra "madero"
se emplee a veces para no hablar siempre de la cruz (Hech. 5:30; 10:39; 13:29;
etcétera). Otro ejemplo de lo mismo se halla en Jn. 11:11 ("Lázaro
duerme") y en Hech. 7:60 (Esteban "durmió"), "dormir"
en lugar de "morir".





M. La paradoja, "opinión contraria a
la comuna". Cristo em­pleó esta figura varias veces: Luc. 18:14,
"cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será
enaltecido"; Mat. 10:39, "el que halla su vida, la perderá; y el que
pierde su vida por causa de mí, la hallará"; Mat. 20:16, "los
primeros serán postreros, y los postreros, primeros".





N. La personificación, "acción de
atribuir a una cosa inani­mada o a un ser abstracto la figura, los
sentimientos, el lenguaje de una persona". Por ejemplo, Isa. 55:12,
"los montes y los co­llados levantarán canción delante de vosotros, y todos
los ár­boles del campo darán palmadas de aplauso". Rom. 6:9-18, el pecado
y la justicia se representan como amos; Prov. 8:1, la sabiduría
"clama" como persona.





O. La pregunta retórica, la pregunta que no
requiere y no es­pera contestación: Gén. 3:9,"¿Dónde estás tú?"; Mat.
16:26, "¿Que aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su
alma?"; 1 Cor. 14:36, "¿Acaso ha salido de vosotros la palabra de
Dios, o sólo a vosotros ha llegado?"





P. El proverbio, "paroimia ... un refrán, una máxima, o un enigma, 2
P 2:22" (Vine), "El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a
revolcarse en el cieno". Mat. 19:24, "es más fá­cil pasar un camello
por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios"; este
texto se ha discutido mucho y algunos han propuesto la idea de que había en
Jerusalén una puerta llamada "ojo de aguja" por la cual un camello
podía pasar si es­taba arrodillado. Tales explicaciones solamente confunden el
asunto; lo que Jesús dijo es un proverbio, bien entendido por todos. Mat.
24:28, "dondequiera que estuviere el cuerpo muerto, allí se juntarán las
águilas"; Jesús habló este proverbio sencillo para indicar que Israel era
corrupto como un cuerpo muerto y, por eso, atraía su propia destrucción (véase
Mat. 23:37, 38). Luc. 9:62, "Ninguno que poniendo su mano en el arado mira
hacia atrás, es apto para el reino de Dios", prover­bio acerca del doble
ánimo; el que ara mirando hacia atrás ten­drá un surco muy chueco.










Q. El antropomorfismo, figura en que se
atribuye a Dios carac­terísticas humanas. 1 Ped. 3:12, "los ojos del Señor
están sobre los justos, y sus oídos atentos a sus oraciones". Hay mu­chos
textos bíblicos que usan esta figura, y los mormones afir­man que, por eso,
Dios tiene un cuerpo de carne y hueso. En una discusión que tuve con ellos
sobre este tema, agregué Sal. 17:8, "Escóndeme bajo la sombra de tus alas",
y no les gustó.





R. La paranomasia,
figura que repite una palabra pero con otro significado. Mat. 8:21, 22,
"Otro de sus discípulos le dijo: Señor, permíteme que vaya primero y
entierre a mi padre. Jesús le dijo: Sígueme; deja que los muertos entierren a sus muertos"
(que los que están muertos espiritualmente entierren a los que están
muertos físicamente). El ver. 18 dice que Jesús "mandó pasar al otro
lado", es decir, estaban saliendo de ese lu­gar. Los que le acompañaban
tenían que estar muy resueltos a poner a Cristo y su reino primero en
su vida.
Los apóstoles ya habían dejado todo para seguirle (Mat. 4:18-22;
19:27). No conviene tratar de cambiar el sentido obvio de este
requisito del Señor. Para suavizar esta enseñanza algunos dicen que el
hom­bre quería cuidar de su padre ancianito hasta que muriera y
en­tonces seguir a Jesús, pero no es posible probar que esta
ex­plicación sea correcta. Este concepto implica que los familiares de
éste todavía serían incrédulos cuando el padre muriera, cosa que no
debemos suponer, pues los hermanos incrédulos de Jesús (Jn. 7:5) pronto
llegaron a ser creyentes (Hech. 1:14). Mat. 8:22 no es un dicho más
duro que Mat. 19:21 o Luc. 14:33. Jesús conoció el corazón del joven
rico y del individuo de Mat. 8:21 y lo que les dijo era necesario para
ellos. Los que siguen a Jesús no pueden ser de doble ánimo.
Volver arriba Ir abajo
 
COMO ESTUDIAR BIEN LA BIBLIA.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Métodos de Guitarra Electrica
» Adaptacion desmontable para transportar rotopacas sin atar.
» Ya está bien joder! Son unos indecentes
» *.COMO TE GUSTARIA PASAR TUS ULTIMOS DIAS DE VIDA? O.. LOS PRIMEROS DIAS DE TU VIDA?.*
» ¿Cuánto está bien cobrar por hora por tocar covers en un bar?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
COMUNIKALÓ-,PREDICAS,FLAMENCO,CRISTIANO :: PANEL DE ESTUDIOS :: VARIOS ESTUDIOS-
Cambiar a: