COMUNIKALÓ-,PREDICAS,FLAMENCO,CRISTIANO
SI NO TE REGISTRAS NO SENTIRAS LO MISMO JEJEJE



 
ÍndiceCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
RADIO FILADELFIA
Últimos temas
» Curso de Canto Solfeo y Vocalizacion (Video DVD) Descripcion
Miér Mayo 24, 2017 7:19 am por davidps9

» e-sword el mejor que exciste 2gb de biblias
Miér Sep 23, 2015 12:56 pm por galego

» maj khetane (mas juntos)
Dom Sep 20, 2015 11:57 am por klouder

» Estudio de Antonio de Almoradi
Dom Jul 05, 2015 5:18 pm por polo

» La voluntad de Diossss
Dom Jul 05, 2015 3:53 pm por polo

» SOMOS SEMBRADORES
Dom Jul 05, 2015 3:26 pm por polo

» soy abujas volvemos a actualizarlo todo
Mar Jun 24, 2014 4:50 pm por Siervo_Mx

» ENTREVISTA A MALENI MUJER DE POTITO
Dom Nov 10, 2013 1:22 pm por cholilla

» churri 2013
Vie Jul 12, 2013 2:48 pm por galego

Mejores posteadores
abujas (2435)
 
elcale (1963)
 
borja (1165)
 
teti (1126)
 
turkita_kali (1085)
 
cheika (948)
 
casiopea7 (828)
 
renovacion (750)
 
Mónica (746)
 
CRISTIANAS (713)
 

contador web
Palabras claves
dios santa razones BIBLIA culto raul hermano elishama amor cuales orar apolos
Enero 2019
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   
CalendarioCalendario
Sondeo
MIRAME
anuncio

Comparte | 
 

 fobias ......

Ir abajo 
AutorMensaje
turkita_kali
moderador
moderador
turkita_kali

Cantidad de envíos : 1085
Fecha de inscripción : 30/01/2009
Edad : 37
Localización : aya donde tu mires hay estoy yo jijijijiji

MensajeTema: fobias ......   Lun Mayo 10, 2010 7:52 pm

Las enfermedades del alma: El temor

Hemos estado explorando las enfermedades del alma. Estas enfermedades afectan a todo el hombre, incluyendo su cuerpo y su espíritu. El temor ha afectado a la humanidad desde el principio.

Pastor Italo Frigoli


Hemos estado explorando las enfermedades del alma. Estas enfermedades afectan a todo el hombre, incluyendo su cuerpo y su espíritu.

Hoy, hemos de ver cómo enfrentar el temor. Este es el quinto tema de la serie de las Enfermedades del Alma.

El temor ha afectado a la humanidad desde el principio. La primera mención de temor la encontramos en el jardín del Edén, después de haber pecado, Adán y Eva se escondieron de Dios porque tenían miedo.

Esa fue la primera vez que se menciona esta enfermedad del alma. Lucas 21: 25 nos enseña que a medida que se acerca el fin de los tiempos, la humanidad ha de experimentar gran temor.

Dice así: "Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas; desfalleciendo los hombres por temor … "

Un espíritu de temor ha de apoderarse de la humanidad en los últimos tiempos.

La palabra utilizada en el original es "fobia". Esto siempre trae consigo terror, intimidación, ansiedad y depresión.

El temor es un ladrón que nos roba nuestra fe, nuestra esperanza, nuestra libertad, el gozo de vivir la vida abundante que Dios nos ofrece.

Es como una serpiente que se enrolla y nos aprieta cada vez más hasta que nos rendimos a nuestros temores, lo que aparentemente es el camino fácil. Sin embargo, el rendirnos termina siendo una cárcel de temor, una fortaleza de miedo, de pánico que nos priva de toda libertad.

No participamos de actividades,
no hacemos cosas,
no viajamos,
todo porque estamos encadenados por ciertos temores.


Uno de cada 13 personas sufre de alguna fobia en forma aguda que le impide desarrollar su vida normalmente.


Es el sentimiento más primitivo de la humanidad. Lo hallamos en el Jardín del Edén, o sea el principio de la humanidad y lo vemos como una señal inequívoca que el fin está cerca, ya que se menciona como algo que ha de ser común entre los humanos.

Los acontecimientos mundiales últimos nos demuestran el ambiente de temor que se ha apoderado del planeta.

El ataque a las torres gemelas de Nueva York.
El conflicto constante en Iraq.
Los ataques suicidas en el medio oriente.
Las nuevas enfermedades que se propagan con gran rapidez y con efectos mortales.
El asteroide de 2.600 millones de toneladas que se acerca a la tierra y que puede estrellarse contra nosotros en el año 2014.
Los más de 7000 misiles tierra-aire que tienen los terroristas y que amenazan con usarlos para derribar un avión en su proceso de despegue o aterrizaje en un aeropuerto.

La naturaleza misma nos asusta, con tifones de vientos superiores a los 200 km por hora
Terremotos
Huracanes
Cambios notables en los ciclos de la s lluvias y las temperaturas ambientales.

En realidad, hay más temores de los que nos imaginamos y están clasificados y nombrados. Por ejemplo:

Aracnofobia es el temor a las arañas.
Aerofobia es el temor a volar en avión.
Claustrofobia es el temor a los lugares cerrados.
Dentofobia es el temor a ir al dentista.
Glossofobia es el temor que uno tiene al hablar en público, ante una congregación.
Los que hoy no vinieron al culto es porque tienen Homilofobia, temor al sermón.
Entre los que están aquí, hoy, hay aquellos que sufren de Hadefobia: el temor a cometer el pecado imperdonable.
Hamartofobia es el temor a pecar.
No conozco persona alguna que tenga este temor: Crematofobia, el temor al dinero.
Sí conozco algunos que tienen Ecclesiofobia: temor a la iglesia.
Penterafobia es un temor muy común entre los hombres casados: es la fobia a las suegras.
Otro muy común: ergofobia, el temor al trabajo.
Y que le parece este otro? Hippopotomonstrosesquippedaliofobia: el temor a las palabras muy largas.


Todos tenemos alguna fobia, algún temor. Mi esposa tiene uno que se llama Tafefobia: el temor a ser enterrada viva.

Muchos de estos temores son inculcados en nuestra niñez, ya sea por experiencias propias o por ver otros pasar por situaciones que nos marcan o simplemente por algunos cuentos que los mayores nos han contado.

Hasta el día de hoy, no me gustan los lobos porque se comieron la abuela de la caperucita roja.

El temor es contagioso.

°°° Llegó al pueblito corriendo y gritando: el dique se rompió. ¡Corran! ¡Nos vamos a inundar! ¡Corran a la montaña! Y todos, comenzaron a correr hacia tierra elevada para no ser inundado. Hasta el alcalde y los carabineros corrieron. Lo dejaron todo y huieron.

Uno le dice al otro: "Así que el dique se rompió". "Si", le contesta el otro, "se rompió".

Después de una larga pausa, el primero le pregunta al otro: " ¿Qué dique se rompió? Si no hay un dique en toda esta zona del país".

Y así, todos volvieron, sonrojados a sus casas. El temor contagia. °°°


Por eso, la Biblia enseña que antes de entrar en batalla, el capitán decía a sus soldados: Si hay alguien aquí que tiene miedo, que se vaya de regreso a su casa. No se quede.


°°° Se cuenta que durante la guerra civil española los soldados que luchaban contra Francisco Franco comenzaron a desertar, presas del temor. Para contrarrestar esta situación, el general mandó a que pusieran una mesa en la carretera y que le sirvieran el almuerzo. Los soldados que escapaban vieron a su general sentado cómodamente a la mesa, almorzando con mucha calma. Cuando vieron tal cosa, dejaron de huir y volvieron a sus puestos. °°°


El temor nos paraliza.


Hay un ejemplo bíblico de un hombre que se convirtió en una estatua justamente por el temor que entró en su corazón.

David huía del rey Saúl y se refugió en el desierto de Parán. Cerca de donde David y sus hombres se encontraban, había un hombre muy rico llamado Nabal.

Los pastores de Nabal se acercaron a David y buscaron protección. David gustosamente los protegió y cuidó, aún arriesgando sus vidas.

En un momento dado, David envía algunos de sus hombres a pedir de Nabal lo que tenga. Algo de pan, algo de fruta, agua, algo de carne, lo que sea para poder parar la olla, pero Nabal no quiso ayudar.

Enojado David entonces mandó a que sus hombres se armen para ir en contra de Nabal. Si Nabal no quería darle lo pedido por las buenas, David lo iba a conseguir por las malas. Por la razón o por la fuerza.

Cuando la esposa de Nabal, Abigail se dio cuenta de lo que había sucedido, junto con sus siervos fue al encuentro de David e intercedió por su marido y le dio 200 panes, 2 cachos de vino, cinco ovejas guisadas, cinco medidas de grano tostado, cien racimos de uvas pasas, y 200 panes de higos secos.

Esa acción de Abigaíl apaciguó a David y le perdonó la vida a Nabal, cuyo nombre significa "insensato".

Cuando Nabal se dio cuenta de lo cerca que estuvo de un enfrentamiento armado con David, la Biblia dice que "desmayó su corazón en él, y se quedó como una piedra. Y diez días después, Jehová hirió a Nabal, y murió". (I Sam. 25:37,38).

El temor paraliza y lo deja a uno como una estatua de piedra.

Algunas de las fobias o temores son peculiares y hasta chistosas, como la fobia a las suegras, pero cada temor tiene dos caras: la cara paralizante, negativa que nos tiraniza e impide que uno llegue a ser todo lo que Dios quiere que uno sea, y la otra cara es la que nos estimula y nos motiva a que seamos más de lo que somos ahora. Todas las fobias afectan nuestro comportamiento y nuestras costumbres.

Dios sabe que el hombre ha de enfrentarse con el temor toda la vida y por eso, en la Biblia, Dios nos dice 365 veces que no temamos.

Un alto porcentaje de los que escuchen estas palabras, ya sea aquí en la iglesia o al escuchar la grabación de este mensaje, o las lean en la página web de la iglesia, están viviendo en constante temor. Es un temor muy particular. Es un temor producto de sus acciones. No es algo que ha sucedido casualmente, sino que a consecuencia de sus decisiones, temen.

Hay los que saben que eventualmente su matrimonio se ha de destruir, porque el nivel de entrega de su parte es muy inferior al que se necesita para estabilizar el hogar y teme lo que ha de suceder cuando sea descubierto.

Otros tienen temor porque su forma de trabajar y de hacer negocios está al borde de la legalidad y tienen el temor de ser descubiertos y castigados. No declaran sus impuestos, son deshonestos con sus socios y con sus clientes.

Tal vez usted es de los que no se arriesgan. Y por esa razón, ahora tiene el temor de quePUBLICIDAD



se le escapará la gran oportunidad de su vida.

Tal vez el temor que lo paraliza es el de enfrentarse con el futuro. Mira hacia el mañana y el temor le congela el corazón y lo paraliza. No sabe cómo enfrentarse con las obligaciones y las responsabilidades del futuro. Tiene cheques a fecha que cubrir, tiene letras que pagar, tiene deudas por todos los lados y no tiene los fondos a mano para salir adelante. Todas las variables están lejos de su control y eso lo motiva a que se esconda, ya sea literalmente o en forma figurada.

Otros tienen el temor de quedarse solos. No hay nadie en el horizonte, no hay esperanza futura de matrimonio y de vivir en una casa linda y limpia rodeado de los 2.3 niños que cada familia tiene en Chile. Está envejeciendo y no hay ningún prospecto de matrimonio en el futuro. Tiene temor a quedarse solo, especialmente en los años de la vejez.

Y obviamente, todos compartimos un mismo temor: el temor a la muerte. Pero quiera o no, las estadísticas nos revelan que el 100% de los que estamos aquí, hemos de enfrentarnos con la muerte. Todos hemos de morir. Ese temor se llama: Tanatofobia.


El proceso de la muerte es el mismo que el del nacimiento. Estamos cambiando de un ambiente y forma de vida a otro ambiente, otra forma de vida. Cuando llega el momento del nacimiento, el bebé expresa el temor y la angustia similar al que ha de morir. Es un cambio radical. Todo ha de ser distinto y lo que ha sido familiar por tanto tiempo, ahora debe ser abandonado. Otro contexto, otro ambiente nos ha de rodear.

Mientras el niño está en el vientre de su madre, vive sin temores.

Está en un ambiente agradable, a 37 grados centígrados de temperatura constante, no tiene que preocuparse de la comida, ya que la mamá lo ha de alimentar mediante el cordón umbilical, no tiene que usar sus pulmones, ya que es oxigenados también por la mamá.
Duerme en una cama de agua.

Al nacer, todo es diferente.

El bebé pasa por un túnel oscuro que lo conduce a una luz que ve al final del mismo. En cierto modo, el bebé tiene que morir para poder vivir.

Sus pulmones tienen que actuar por primera vez, sus ojos tienen que ver, su cuerpo tiene que producir la temperatura necesaria ya que deja el vientre de la madre a 37 grados y llega a una sala de parto que en el mejor de los casos llega a 20 grados de temperatura. Por primera vez es tocado, manoseado, pesado y medido.

Le ponen cosas en la nariz, en la boca y en los ojos. Llega a una nueva dimensión y si eso no produce temor en el corazón del neonato, entonces no tendrá nunca temor.

El mundo fuera del vientre de la madre es muy distinto al que estaba acostumbrado. Por eso, el temor a lo desconocido, el temor a caer ya que nunca antes se ha movido como cuando nace y el temor a ser abandonados, especialmente en ocasiones cuando no hay ese período de "alerta quieto" sobre el pecho materno.

El que muere tiene esa misma experiencia.

Pasa por un túnel oscuro, guiándose hacia una luz al final del mismo.
Ahora el proceso es a la inversa. Ya no depende de sus pulmones ni de su corazón, ni de sus cinco sentidos.
Ahora las cosas son totalmente distintas.
Su ambiente no es el mismo.
Todo lo que ha sido su entorno desde que tiene memoria, ahora no sirve de nada.
Entra en otra dimensión y ese pasaje, ese trayecto, le causa el temor que todos tenemos en común: tanatofobia, el temor a la muerte.

A diferencia de un recién nacido, nosotros entendemos el proceso y sabemos que algún día ese cambio drástico ha de ocurrir. También sabemos que la muerte nos ha de llevar a uno de dos destinos: la presencia de Dios en el cielo, o el alejamiento de Dios en el infierno. Sea donde fuere que vamos, estaremos ahí para siempre, sin alternativa alguna de cambio futuro.

Por eso es importante lo que hacemos mientras haya vida en nosotros. De todas maneras, el destino final y eterno depende exclusivamente de la siguiente decisión: Si aceptamos a Cristo o si lo rechazamos.

Es posible que haya personas aquí que temen a Dios.

Le tienen miedo.
Tienen miedo a sus juicios, a su castigo.
Saben que por el estilo de vida que llevan merece ser castigados de inmediato.
El vocabulario que usa, sus pensamientos, los lugares que frecuenta no refleja esa relación que profesa tener con Dios.
Dentro de su corazón sabe que eventualmente tendrá que rendir cuentas y que no cuadran y por eso tiene temor a Dios.
No quiere acercarse a El.
Tiene miedo a ser castigado.
Tienen miedo a todo lo que tiene que ver con El.
Tienen temor de no hacer lo suficiente para que Dios esté contento y lo castigue.
Tiene temor de no ser parte del arrebatamiento de la iglesia.
Tienen el temor de aceptar la marca del anticristo.
Tienen temor a la gran tribulación.

Realmente es fácil vencer este temor en particular, el temor a Dios. Todo lo que tenemos que hacer es aceptar el hecho que Dios nos ama. De tal manera nos ama que envió a su Hijo Unigénito a morir en la cruz del calvario. Si aceptamos ese amor de Dios, no tenemos temor, miedo a Dios, porque el amor echa fuera el temor.

Hay los que se acercan a Dios y tratan de hacer paz con Dios no para gozar del amor de Dios, sino para evitar el castigo de Dios.

Funciona por un tiempo, pero tarde o temprano uno comete alguna estupidez mas o menos grande y el temor vuelve a entrar en el corazón, porque uno piensa: "ahora sí que Dios no me ha de perdonar y estoy en graves problemas", mientras que si aceptamos el amor de Dios y vivimos en su amor, tenemos la certeza de siempre ser amados por el Padre.

No nos puede amar más de lo que nos ama, ni menos de lo que nos ama. Nos ama tanto como ama a Cristo y su amor no es temperamental ni vacilante. Es un amor constante y eterno.

Si, la Biblia nos enseña del temor de Dios. Ese temor no es miedo, sino que es el conocimiento conciente y constante de que Dios está al tanto de todo lo que uno hace y dice y piensa y por consiguiente, su presencia dicta el estilo de vida, las acciones, las palabras, los sentimientos.

Si estamos en la presencia de Cristo, ¿diríamos esos garabatos?
¿Esos chistes?
¿Esos comentarios obscenos?
¿Robaríamos?
¿Cometeríamos actos inmorales e indecentes en su presencia?
¿Seríamos deshonestos?
La verdad es que Dios siempre está presente y es testigo de todas nuestras acciones y palabras.

La verdad es que viviendo en el amor de Dios me da la posibilidad de gozar de la vida en toda su extensión y no lo contrario. Siendo cristiano, puedo gozar de todo lo que la vida me ofrece, inclusive, una vida sin temores.

El temor es real y eventualmente todos lo hemos de enfrentar.

Si en su vida no ha tomado las decisiones correctas, entonces tiene usted todas las razones del mundo para temer. Nuestras decisiones producen temor. El nivel del temor en nuestro corazón es mayor o menor de acuerdo a las decisiones de vida que tomamos.

Estos temores son paralizantes.

Buenas decisiones nos llenan de paz y de descanso. Malas decisiones nos llenan de temor y de constante turbulencia.

Los que no conocen a Cristo tienen que enfrentarse con la vida a solas, mientras que los que sí lo conocen, enfrentan la vida con la única persona que puede controlar el futuro y cambiar las circunstancias de la vida y quitar todo temor del corazón.

Por eso, Prov. 3:5 es tan importante: "Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia". Prudencia y entendimiento es lo mismo, en este caso.

Sigue diciendo: "Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas". No estaremos recorriendo caminos torcidos y con abismos y con baches y con curvas cerradas que nos ciegan. Estaremos recorriendo un camino recto.

En este estudio, lo que queremos es tomar la decisión de confiar en el Señor y no en nuestro entendimiento o nuestras opiniones o las opiniones de algún otro hombre.

Si confiamos en Dios, nuestro temor ha de desaparecer. Si confiamos en Dios, entonces podemos adueñarnos de lo que dice Isaías 41: 10 "No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia".

Cristo le dice a sus discípulos: "No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí". ¿Qué nos dice Cristo? No tengan temor porque yo voy a estar al lado de cada uno y siempre estaremos cerca el uno del otro.

Hay varios temores que quiero que examinemos en las próximas semanas y que aprendamos a vencerlos: el temor al futuro, el temor a la soledad, el temor al fracaso, el temor a la muerte.

Dios nos quiere libres de temor para poder lograr el potencial que El tiene para cada uno de nosotros.


Image Hosting



Image Hosting




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.comunikaloergentina.tk
 
fobias ......
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
COMUNIKALÓ-,PREDICAS,FLAMENCO,CRISTIANO :: MY SPACE :: TURKITA KALI-
Cambiar a: